Estamos asistiendo a una situación sin precedentes. Debido a la falta de demanda, de la noche a la mañana hemos visto como determinados sectores están colapsando y con ello la imposibilidad de retener el talento en esas empresas. Muchas organizaciones tienen miedo de afrontar nuevas contrataciones y, mientras esperan la llegada de tiempos mejores, sus competidores se adelantan y se atreven a invertir en ese talento ahora sin proyecto.

 

Un ejemplo de ello nos lo ofrece HP a finales de los años 40. Tras la segunda guerra mundial, su negocio decayó al mismo tiempo que numerosos ingenieros que trabajaban en la industria militar se quedaron en la calle. No se lo pensaron dos veces y aprovecharon la situación para la incorporar ese talento a sus filas, lo que les ayudó a crecer en los años venideros y convertirse en una de las mayores empresas del mundo. Esto fue posible debido principalmente a dos factores: porque podían y porque se atrevieron. Actualmente, por desgracia no todas las empresas pueden. Pero las que si tienen esa posibilidad de invertir en talento, depende exclusivamente de ellas decidir si salir de la crisis por delante de sus competidores o no.

Por otro lado, por parte de los candidatos que cuentan con trabajo estable existe cierta incertidumbre a la hora de buscar una nueva oportunidad. Si hace unos meses eran más proclives a aceptar una oferta interesante, ahora muchos prefieren mantenerse en su puesto aunque no cumpla con sus expectativas. Es especialmente importante en estos casos mostrar un proyecto consolidado, con un desarrollo profesional claro y eliminando todos los obstáculos innecesarios del proceso de selección.

Y vosotros que pensáis, ¿es un un buen momento para invertir en el futuro con nuevo talento y para redefinir los procesos de selección?

 

Spanish team

June 2020

Get in touch with us If you would like to discuss any suitable opportunities we have we would love to hear from you. Please fill out the below or simply call us

Terms and Conditions and Privacy Statement